Noiz argitaratua Asteazkena, 2024.eko Maiatzak 22

La Comisión de Cultura, Deporte y Turismo visita el centro coreográfico La Faktoria Choreographic Center

Este centro artístico con vocación internacional aúna creación, investigación y formación en danza contemporánea y artes del movimiento

La Comisión de Cultura ha visitado hoy la Faktoria Choreographic, un centro creado en 2019 en el que las bailarinas y coreógrafas Laida Aldaz y Marta Coronado ofrecen sus más de 20 años de experiencia personal, con el fin de formar en los más altos estándares de calidad y competencia. De este modo, se cubre una necesidad educativa que hasta entonces obligaba a trasladarse a otros países europeos a aquellos bailarines quieren formarse en Danza Contemporánea.

 

A instancias del G.P. Geroa Bai, los miembros de la Comisión que han asistido a la visita han sido Javier Trigo (G.P.UPN), Ibai Crespo (G.P. PSN), Mikel Zabaleta (G.P. EH Bildu), Itxaso Soto (G.P. Geroa Bai), Irene Royo (G.P. PPN) y Daniel López (G.P. Contigo Zurekin)

 

La delegación del Parlamento ha sido recibida por las directoras del centro, Marta Coronado y Laida Aldaz, así como la responsable de Administración, Raquel Liberal, y Cristian Ruiz, de Producción.

 

La visita de hoy enlaza con una primera que los parlamentarios y parlamentarias realizaron en la anterior legislatura, en febrero de 2021, y tiene como objeto confirmar sobre el terreno el proyecto de convertirse en centro de referencia, que ya entonces se esbozaba, así como recabar apoyo económico para hacer realidad sus ideas.

 

En la actualidad, La Faktoria Choreographic Center, ofrece diversos itinerarios de aprendizaje a bailarines que buscan ampliar su conocimiento y profundizar en la creación en un entorno de intercambio cultural. Este propósito se articula en dos programas, Training y Creators, ambos destinados a estudiantes mayores de 18 años que persiguen mejorar sus conocimientos y su técnica, poniéndolos en contacto con profesores invitados que estimulan su talento para alcanzar el máximo nivel. Ambos programas combinan teoría y práctica, culminando con una creación coreográfica personal que se mostrará al final del curso.

 

“Para la elección de los alumnos se realizan unas audiciones, tanto en ciudades españolas y de otros puntos de Europa como a través de videoconferencias, en las que los solicitantes presentan un proyecto avalado por un currículum para determinar su nivel profesional y formar los grupos”, han explicado las directoras del centro.

 

La Faktoria convoca a estudiantes de todo el mundo, poniendo de manifiesto la repercusión que ha adquirido en estos cinco años de vida. Por esa visión internacional, las clases se imparten en inglés.

 

A propósito de esta cuestión, y dado que no se trata de estudios reglados, este año han tenido que solicitar a Educación su inclusión como centro autorizado por los problemas que están teniendo en la obtención de visados.

 

Los Parlamentarios y Parlamentarias han sido tenido la ocasión de visionar el desarrollo de ambos programas en su recorrido guiado.

 

En el estudio 1, donde tiene lugar la residencia de creación/taller de la compañía La Intrusa, han asistido a una pequeña muestra del trabajo que realizan con los alumnos del grupo Training.

Virginia García y Damián Muñoz, los directores artísticos de La Intrusa, han compartido su proceso de entrenamiento que propicia el desarrollo de herramientas para que los alumnos profundicen en el lenguaje de la danza y en su vertiente creativa.

“No se trata de bailar para un espectáculo concreto, vivo y cambiante, sino de ofrecerles los instrumentos que van a guiar su vida profesional”, han explicado. El resultado se podrá ver en una obra que presentarán en El Baluarte en el mes de junio.

 

Por su parte, en el estudio 2 han sido espectadores de una clase de improvisación de los alumnos de Creators, donde bailarines de diversos orígenes establecen un diálogo entre la expresión individual y colectiva.

 

El centro continúa con su programa de residencias de investigación y creación de propuestas coreográficas dirigidas a artistas y colectivos del entorno de la danza contemporánea y las artes vivas, a los que La Faktoria proporciona apoyo económico, artístico, alojamiento y zonas de ensayo. Las directoras han explicado que "quieren acompañar el proceso creativo dotándolo de dignidad y profesionalidad". A cambio, estos bailarines,  imparten clases a los alumnos en el marco de un proceso de intercambio y crecimiento.

 

Estas residencias se dirigen tanto a artistas reputados como emergentes, jóvenes promesas o veteranos, relacionados con la danza y también con otras artes plásticas.

 

Finalizado el recorrido, se ha abierto un diálogo en el que las directoras de La Faktoria y los Parlamentarios y Parlamentarias han expuesto sus pareceres.

 

Laida Aldaz ha hecho hincapié en la necesidad de dar un apoyo sostenido a empresas como la suya, que son singulares y dan una gran proyección cultural a Navarra. “La necesidad de solicitar y justificar los recursos que recibimos de las instituciones, por un lado, resta tiempo para la creación, y por otro, no permite construir a largo plazo. En este sentido, los plazos de la Administración y los de los artistas raramente coinciden: a veces no sabemos si lo que ideamos tendrá soporte económico y nos obliga a arriesgar con medios propios y a tener una visión cortoplacista”. Por eso, ambas defienden “un sistema público que contemple ayudas que cubran entre 2 y 5 años, por ejemplo”, como sí sucede en otros países europeos.

 

Marta Coronado ha agradecido la financiación recibida del Parlamento mediante una enmienda nominativa en los Presupuestos de Navarra, pero a la vez ha señalado que “este dinero solo cubre los gastos estructurales y nos impide presentarnos a otras ayudas, como las del Gobierno de Navarra. Lo que necesitamos es consolidar esta ayuda y dotarnos de un apoyo constante y directo para poder seguir poniendo a Navarra en el mapa de la Danza Contemporánea, atraer talento y consolidarlo. Que la incertidumbre en los recursos no debilite el proyecto”.

Se reafirman en su intención de acercar la danza al público, “para hacerle olvidar que se trata de un arte difícil de comprender y elitista”, ha añadido Laida Aldaz. De ahí uno de sus propósitos: impartir danza dentro de las horas lectivas de los colegios, con el objetivo crear un público interesado en ese arte y dar rienda suelta a la creatividad de los niños y niñas.

 

Y, en esta línea, proponen programar espectáculos en los auditorios de los distintos municipios de Navarra, que las propias directoras ejecutarían dentro de su papel como creadoras y artistas plásticas. “No es habitual que la danza forme parte de la oferta cultural navarra y menos en grandes formatos, sería una oportunidad de mediación cultural”, han concluido.

 

En su turno de intervención, los portavoces de los grupos parlamentarios han coincidido en el interés por promocionar estos impulsos educativos y culturales que “aportan riqueza y prestigio a Navarra, la sitúan en la escena internacional y evitan la fuga de talentos”. 

 

Por último, han agradecido la visita y han quedado emplazados a conocer el resultado nuevas ideas.